December 11, 2018

No hay nada más increíble que ver crecer a tus hijos y disfrutarlos cada segundo para ver cómo van logrando metas,saltando obstáculos y formándose en la personita que serán por el resto de su vida.

Pero a veces pienso que si me dieran una segunda oportunidad de ponerme a mis hijos en los brazos por primera vez, les diría en voz bajita tantas cosas.

La primera vez no tenía palabras, solo lágrimas, no sabía lo que venía y no tenía ni idea de cómo expresarlo.

Si tuviera otra oportunidad los acercaría más a mí y les diría cuánto creció mi corazón desde que supe que venían en camino. Que muy probablemente no seré la mejor mamá pero haré todo lo posible por ser una hecha a su medida. Que habrán muchos momentos de risas y los momento de llanto pasarán más rápido que la velocidad de la luz.

Que su mamá cree en ellos más que nadie, que siempre validará sus sentimientos y los escuchará hasta el cansancio porque ellos siempre serán primero que cualquier otra cosa.

Que jamás serán responsables por las decisiones que tome yo pero que siempre serán pensadas en lo que sea mejor para ellos.

Si pudiera tener ese segundo más de escuchar el latido de su corazón por primera vez les diría con todo el amor que su mamá los trajo al mundo para que ellos puedan ser quienes se les antoje ser. Sin prejuicios, con equivocaciones, sin cumplir expectativas de nadie más,pero sobre todo para que ellos puedan sentir esa felicidad de que estén vivos desde los brazos que los reciben por primera esa vez.

Madre Hadísima

Ver todas las entradas