Uno de los lugares más místicos que encontré en Tokyo, MadreHadísimas, es el Templo de Asakuza