Les juro que ya quería empezar…