December 11, 2018
¿Quién demonios habrá inventado el término súper mamá?
Pero más allá del término es ese pensamiento que te hace ruido en la cabeza de que para ser una gran mamá tienes que hacerlo tú y solo tú.
No importa que te dé miedo, que no tengas idea de lo que estás haciendo porque todos te dicen que es parte de tu instinto de ser mujer. Debes de saber parir, lactar,cargar,bañar y educar a tu bebé porquepara eso naciste.
Entonces cuando estamos ahí en la cama recién paridas y llegando a casa con la bendición por primera vez se siente como cae todo el peso de la súper maternidad en un segundo. Esos primeros llantos que no sabes qué hacer para calmarlos y te cuestionas si tu instinto está fallando o por qué demonios tu hijo no se calma con nada. El papá se quiere acercar pero no lo dejas porque tú lo tienes que saber hacer, lo mismo pasa con la abuela que se acerca a ayudarte y tu no quieres soltar a tu hijo.
Al paso de las semanas vas agarrando rutina y todo parece ser más fácil, hasta que te das cuenta que realmente estas agotada. No queda un minuto del día para tí porque te convertiste en una súper mamá. Esa súper mamá que cuida al bebé, hace de comer, limpia la casa, atiende a su pareja, trata de socializar en algun chat o grupo de FaceBook y la misma que se siente fatal porque nadie ayuda.
Pero realmente es que nadie nos quiere ayudar o es simplemente ese ruido en la cabeza que nos dice que para ser una súper mamá hay que hacerlo todo nosotras. No puedes soltar nada, todo tiene que estar en tu control y todo necesita tu supervisión porque si no las cosas no salen bien.
Y si por el día de hoy les digo que todo va a estar bien, que sus hijos las amarán aunque ustedes no los bañen diario, les den de comer,los carguen todo el tiempo o limpien la casa, me creerían?
Su hijos las escogieron desde antes que hicieran todas esas cosas, llegaron a ustedes porque las vieron reír, amar y ser felices.
El día que aprendamos a soltar y delegar y entendamos que hay mucha gente a nuestro alrededor que quiere ayudar y que no tenemos que estar agotadas para ser mamás y lo único que necesitamos es ser feliz, ese día verán como sus hijos les ponen, de la nada, esa capa que nos recuerda de qué está hecha realmente una súper mamá.

Madre Hadísima

Ver todas las entradas