Que no se coman sus emociones

Yo sé que parte de nuestra cultura es comer para celebrar, comer porque estamos tristes, comer porque se acerca un día festivo, comer y comer. Pero nunca debes mezclar el alimento con las emociones de tus hijos.
No dejes que el regulador de emociones sea la comida, no apliques que si llora le dices “ven toma una galleta o una paleta”.
Eso solo les enseña que la comida controla sus sentimientos y se los dice alguien que necesita los carbohidratos para regular su bipolaridad.
Aquí tips para sustituir eso: