Después de un vuelo de 5 horas, una conexión perdida en San Francisco y 13 horas más de vuelo, ¡llegamos a Japón!