August 15, 2018

Antes de empezar quiero aclarar que estoy a favor de la lactancia, que efectivamente la leche materna es importante y ésta es sólo mi experiencia.

Tenía 16 años cuando mis papás se dieron cuenta que mis bubis eran del tamaño de la “Tetanic”, que en cualquier foto que me tomaran lo que salía era una graaan bub y jamás mi cara. Soporté años de acoso en la escuela, donde me cantaban canciones, me decían cosas, me hacían sentir fatal con mi cuerpo y el tamaño de mi pecho.

Cuando entramos con el cirujano, miden la caída y el tamaño del pecho. El doctor se dio cuenta que no sólo eran enormes sino que estaban desprendidas, así que la operación pasó de ser estética a ser necesaria. Obvio yo quería que me dejaran plana y no volver a ver nada nunca más (esto no pasó, pero quedaron de un tamaño padrísimo para mí). Resultó que mi tejido tampoco estaba bien, por lo que tuvieron que quitar todavía mas de lo planeado. Cuando me embaracé de Javi, pues la verdad no es que me crecieron de un tamaño grande y desde ahí supuse que mi producción de leche sería poca, pero la verdad es que cero me agobió.

Nace Javi y efectivamente mi leche era poquísima, y entre eso y el dolor, pues Javi tuvo dos días de lactancia. Cuando me embaracé de Mariana el mismo caso, sólo que esta vez estaba preparada hasta con una asesora de lactancia. Cuando nace, me la pegué y me la pegué. Imagínense la escena que un día entró “Sexylón” al cuarto y tenía a dos mujeres encima de mí: una sobándome una bubi y la otra sobándome la otra con trapos calientes. La asesora me dio una sonda y una pezonera para darle por ahí la leche que podía sacarme. A la semana, todo lo que salía era leche con un poco de sangre, así que decidí que era suficiente para mí.

Esas tres semanas tratando con Mariana de darle pecho fueron espantosas, super dolorosas y jamás sentí la conexión ni la luz angelical ni nada… y no quise transmitirle eso a mi hija. En ninguno de los dos casos tuve que cortarme la leche con nada, no había ni qué cortar. Quiero que sepan que a pesar de todo esto, jamás me sentí menos mamá, ni culpable, ni la peor persona en el mundo. Escribo esto porque sé que hay miles de mujeres pasando por esto y pensando que sus hijos no serán sanos, que no tendrán apego con ustedes, que a lo mejor no serán niños seguros, etc… ¡¡¡Esto es una gran mentira!!!

¡Yo conozco niños que han tomado leche materna durante años y son super enfermizos! Entonces si tienes un hijo sano, apegado a ti, creativo, inteligente, cariñoso, con defensas, estimulado, que cada ves que te ve te ama…¡felicidades porque a lo mejor no tuviste una lactancia exitosa pero si tienes una MATERNIDAD EXITOSA!

Somos más que una lactancia, somos mamás comprometidas y amorosas. Eso vale más para nuestros hijos que cualquier tipo de leche!

Madre Hadisima

Ver todas las entradas